Qué hacemos


Los ingenieros agrónomos de Florette comprueban las tierras
de cultivo para garantizar que las variedades seleccionadas
se siembren cumpliendo todos y cada uno de nuestros requisitos.


Cuando elegimos las parcelas comprobamos la riqueza de
la tierra y su historia con el fin de asegurarnos de que nunca
hayan tenido ningún contacto con agentes contaminantes.
Además, nuestros campos suelen tener situaciones colindantes
a zonas costeras para garantizar un clima templado y un
favorecedor frescor marítimo.


Preparamos la tierra antes de sembrar, permitiendo que las
plantas arraiguen bien para que crezcan mejor.
Se pone mucha atención en el control del suelo durante el
periodo de cultivo para economizar agua y fertilizantes.


Cultivamos nuestras lechugas respetando su crecimiento natural.
Lo único que se necesita es tener un excelente conocimiento,
aptitud con la que cuentan nuestros agricultores quienes llevan
con nosotros más de 20 años. También se requiere de una gran
calidad de la tierra y de la materia prima cultivada.


La recolección se lleva a cabo en el momento óptimo de frescura,
elemento esencial para nosotros. Una vez recolectamos la materia
prima nos encargamos de que siempre se mantenga la cadena de
frío para conservar las propiedades durante todo el proceso.


1

2

3

4

5

6

7

Mediante un sistema exclusivo de secado, eliminamos la humedad de las hojas consiguiendo que se mantengan frescas por más tiempo.