Lechugas y Primeros Brotes, más allá de las ensaladas

Si eres de los que piensan que las diferentes variedades de lechuga, la escarola o los primeros brotes solo sirven para hacer ensaladas, ¡te equivocas! Florette te descubre múltiples ideas para que crees recetas innovadoras con estos vegetales o hagas más saludables tus platos favoritos.

Los vegetales son uno de los alimentos que más posibilidades ofrecen a la hora de cocinar. Se pueden comer crudos, al vapor, guisados o a la plancha, todos igual de sabrosos. Pero ¿qué hay de las lechugas, brotes y escarolas? ¿Eres de los que creen que sus elaboraciones son aburridas? Para desterrar este mito, Miren Aierbe, nuestra asesora culinaria , nos recuerda que, además de ser opciones sanas, la variedad de recetas que podemos elaborar con estos productos es muy amplia. 

En Florette contamos con una gran variedad de lechugas, primeros brotes y escarolas, con las que elaborar recetas saludables y diferentes, y es que, estos productos, pueden usarse más allá de la elaboración de las populares ensaladas. Por eso, Miren Aierbe te descubre su versatilidad con otro tipo de recetas para acabar con el mito de que las lechugas y escarolas son solo para elaborar ensaladas. ¡Toma nota!

• Tosta de aguacate y primeros brotes. Esta receta, además de ser una buena opción para comer entre horas, es muy vistosa. Su elaboración es muy sencilla, solo se necesitan tostas de pan, aguacate, canónigos o rúcula de Florette, queso crema y rabanitos. Mientras se tuesta el pan, pelamos el aguacate y lo trituramos añadiendo zumo de medio limón. Después, laminamos el rabanito muy fino y lo marinamos sumergiéndolo en zumo del resto del limón. Solo queda untar el queso crema en la tosta, añadir el puré de aguacate por encima y terminar con los rabanitos y los canónigos o la rúcula de Florette. Si quieres dar un toque crujiente y clásico a la receta, sustituye los primeros brotes por escarola. 

• Croquetas de brotes de espinacas y queso azul. Nadie se podrá resistir a esta receta tan tradicional y a la vez novedosa por su llamativo color. Para su  elaboración echaremos en un bol los brotes de espinaca Florette. Después, añadimos dos cucharadas de harina y vamos vertiendo leche poco a poco hasta obtener una bechamel verde. Cuando tengamos un espesor que nos permita elaborar las croquetas, añadimos el queso azul y removemos hasta que la masa quede uniforme. Solo queda hacer la forma de las croquetas, pasar por huevo batido y pan rallado y cocinarlas en una sartén con aceite bien caliente. 

• Rollitos vietnamitas. Una receta con toques asiáticos, perfecta para una cena equilibrada y saciante. Cortamos aguacate en láminas, pepino en bastones y doramos unas tiras de pechuga de pollo en la sartén. Después, sumergimos en agua el papel de arroz durante 45 segundos para ablandarlo. Lo colocamos sobre un plato y lo rellenamos con el aguacate, el pepino y las tiras de pollo. Sobre ellos, colocamos escarola de Florette. Por último, enrollamos cada rollito hasta la mitad, doblamos los lados hacia dentro y terminamos de enrollar. Si prefieres añadir a la receta un vegetal más tierno y con un toque picante, diferenciador para la receta, puedes incluir primeros brotes de rúcula de Florette. 

• Atrévete a innovar con recetas clásicas. Con un poco de imaginación, es posible dar un toque completamente diferente y saludable a recetas más tradicionales. Los primeros brotes de rúcula de Florette pueden ser el topping perfecto para una pizza. El hecho de añadir vegetales y cambiar la harina normal por una integral en la elaboración de la masa son claves para disfrutar de una receta que gusta a casi todo el mundo y que sea más interesante a nivel nutricional. Como complementos, Miren Aierbe apuesta por la mozzarella, el calabacín en rodajas, los champiñones y el jamón cocido. Otra opción es incluir brotes tiernos en una hamburguesa de pollo o ternera, añadirlos a una pasta al dente con una salsa de queso o, incluso, a una tortilla francesa para darle un toque crujiente. 

• Wrap vegetal. Una apuesta agradable a la vista y al paladar. Tan solo hay que sustituir la envoltura, que normalmente hacemos con tortillas de trigo o maíz, por una hoja de lechuga trocadero de Florette. Además de dar frescura, color y una textura tierna a la receta, aportará menos calorías que la envoltura tradicional. Después, se rellena al gusto. Una idea es completar la receta con atún, lonchas de queso y jamón cocido, huevo duro y añadir una salsa al gusto, por ejemplo, salsa rosa. Si prefieres darle un toque todavía más saludable, puedes incorporar las verduras para saltear de Florette, que contrastan a la perfección con el resto de sabores. Después, sin añadir demasiados ingredientes para que el wrap no rebose, se cierra y ya está listo para comer. 

“Tradicionales, innovadoras, crudas o cocinadas. Las variedades de lechuga, primeros brotes o escarola pueden ofrecer muchas posibilidades más allá de las ensaladas. Solo basta con dejar volar un poco la imaginación y arriesgar en las elaboraciones e ingredientes para conseguir que un plato con estos productos sea de lo más original y sabroso”

Miren Aierbe , Asesora Culinaria

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios