Niksen: el arte de no hacer nada

Durante años, hemos vivido bajo la presión de hacer con nuestro tiempo algo útil, que se ha ido transformando en una presión por estar siendo productivo constantemente. Y si algo nos ha enseñado estos últimos meses es que debemos aprender a parar, para darnos cuenta de lo realmente importante.

El estar siempre ocupado acaba en un desgaste profesional y se relaciona con el estrés y la ansiedad. Pero hay una solución a todo esto, que además del ejercicio o la alimentación saludable nos ayuda a relajarnos, Niksen, el arte de no hacer nada.

Este concepto, Niksen, es difícil de definir, ya que es complicado explicar qué es “no hacer nada”. La psicóloga Dodgen-Magee equipara el Niksen con un coche que tiene el motor encendido, pero no se dirige a ningún lado.

La idea consiste en dedicar tiempo y energía de manera consciente a hacer cosas que no tengan importancia, como mirar por la ventana, desconectar. La tecnología no facilita las cosas, ya que el teléfono que llevamos con nosotros en todo momento hace imposible desconectar de verdad y centrarse en la inactividad.

Y es que el hecho de parar, de soñar despiertos, nos vuelve más creativos y nos ayuda a buscar estímulos. Aspectos que nos ayudarán a aumentar la productividad en nuestro trabajo, en lugar de estar tan conectados, donde reducimos nuestro rendimiento.

¿Cuáles son los consejos para ayudarte a parar?

  • Busca el tiempo para no hacer nada, y hazlo con un objetivo: tras un descanso puedes ser mucho más productivo y eficaz, detecta en qué momento tu mente comienza a detenerse y haces las tareas de forma más automatizada. Ese es el momento de tomar un descanso o salir a caminar.
  • Evita la cultura de la ocupación: si no estás haciendo nada, dilo con total naturalidad. No es necesario dar explicaciones del por qué de tu descanso o tus vacaciones, responde simplemente: “nada”.
  • Reorganiza tu entorno: escoge un espacio cómodo, un sillón suave o una hamaca en la terraza, con tus dispositivos electrónicos lejos, para que puedas desconectar.
  • Piensa de forma creativa: si te resulta raro o incómodo estar en casa sin hacer nada, prueba a pasear por el parque, un día de spa… ¡Piensa diferente!

Cuando dejas que tu mente divague es cuando más cerca estás de la creatividad. Como siempre buscamos que el ocio repercuta en nuestra productividad, es importante saber que el Niksen te ayudará a trabajar mejor. Una forma de recargar pilas y de ayudarte a solucionar mejor tus problemas y tareas.

Busca tu momento, ¡cualquier excusa es buena para parar!  Y recuerda, la vida, cultivada sin prisas, ¡sabe mucho mejor!

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios