Prácticas sostenibles

El cuidado del entorno y del medio ambiente es fundamental para nosotros y por eso en Florette, desde siempre cultivamos nuestras lechugas bajo prácticas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Las prácticas sostenibles que llevamos a cabo para minimizar el impacto en el medioambiente son muchas. En primer lugar, el uso responsable del agua.

El ahorro en el consumo de agua en nuestra actividad es fundamental. En nuestro caso, regamos solamente cuando la planta lo necesita y, para eso, los métodos que utilizamos son el riego por goteo y el riego por aspersión. Además, tenemos un sistema para la reutilización del agua de la lluvia, por lo que aprovechamos todo el agua que recogemos para no desperdiciar ni una gota.

La importancia del suelo, con la rotación de cultivos y el uso de feromonas naturales.

Aplicamos materia orgánica, y dejamos períodos de barbecho para que el suelo descanse. 

También tenemos instaladas trampas de feromonas naturales en nuestros cultivos para prevenir plagas y, de esta manera, evitar utilizar cualquier tipo de pesticida o producto químico.

Trabajamos con agricultores locales.

Trabajamos con más de 500 agricultores locales día a día. Con ellos aprendemos continuamente y,  por supuesto, compartimos experiencias y técnicas de cultivo desde la siembra hasta la recolección, para garantizar así que nuestros productos son cultivados bajo prácticas 100% sostenibles y ofrecer a nuestros consumidores la máxima frescura y el mejor sabor. Nuestros productos vienen directamente de la tierra, de nuestros campos, y es por este motivo por el que tenemos que cuidarla y mimarla; para que nos de productos de la mejor calidad.

Respetamos el crecimiento natural.

En Florette, cultivamos nuestras lechugas respetando su crecimiento natural y dejamos que crezcan “a su ritmo”, sin prisas. Llevamos muchos años trabajando e investigando para innovar en el desarrollo de nuevas variedades para que podáis disfrutar en vuestras casas de un producto fresco, saludable y, por supuesto, sabroso.

Para conseguirlo, no cultivamos en la misma zona durante todo el año, sino que buscamos la mejor zona y el mejor clima para cada época, asegurando que nuestras lechugas se encuentran en las mejores condiciones climatológicas y respetar así su crecimiento natural. 

A la hora del cultivo, lo hacemos de la forma más natural, primero preparamos el terreno para plantar con mimo las semillas, dejando un espacio prudente entre ellas para que crezcan adecuadamente. 

Después las dejamos germinar a su ritmo y las regamos en su justa medida. Y por último, las recolectamos en su momento óptimo y, por supuesto, a primerísima hora de la mañana para asegurar el mejor sabor y máxima frescura. ¡Sin prisas saben mejor!

Nuestros envases

En Florette nos preocupamos por el entorno y el medioambiente, y los envases, que son parte de nuestra tecnología de conservación de los alimentos, forman parte de nuestro compromiso con la sostenibilidad. Es por ello que llevamos tiempo investigando en un proyecto de nuevos envases que  abordamos desde la estrategia de las 3 R´s (reducir, reciclar, reutilizar). Hemos reducido la cantidad de plástico utilizada (un 10% menos), nuestros boles son ya 100% de material reciclado y todos nuestros envases son 100% reciclables. Además, también estamos trabajando en el ecodiseño de todos nuestros productos para que el impacto medioambiental sea nulo, favoreciendo además la gestión logística

En Florette seguimos trabajando cada día por el cuidado de nuestro entorno, y seguimos desarrollando e implementando nuevas medidas que nos hagan cada vez más sostenibles.

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios