Cómo ahorrar agua y energía en el jardín

Los días de sol ya están aquí y con ellos el tiempo en la calle y los colores de la primavera. Nos encanta esta época donde todo luce más bonito pero a la vez, todo el que tenga una zona de jardín sabrá que mantener las zonas de exterior cuidadas requiere tiempo, dedicación y dinero.

En esta época las facturas de la luz y el agua comienzan a dispararse, por lo que debemos controlar nuestro gasto. Y no solo por el ahorro económico, sino porque el consumo de nuestras terrazas y jardínes también supone un gran gasto de nuestros recursos naturales. Por eso, hoy os queremos dar una serie de pequeños consejos que os ayudarán a reducir este gasto. ¡Coge papel y bolígrafo, que empezamos!

1.Aprovecha el agua de lluvia

¿Va a llover esta tarde? Aprovecha y coloca unos calderos en el jardín que te servirán para recolectar el agua. Así podrás utilizarla el resto de la semana para regar tus plantas. 

2. Reutiliza el agua

Evita tirar el agua por el desagüe. Recoge el agua de la ducha que desperdicias mientras se calienta o el agua de la pasta que acabas de cocer para hidratar tus flores. 

3.No debemos regar a cualquier hora del día 

¿Sabías que no se debe regar a cualquier hora del día? Es muy importante elegir un buen momento, como la primera hora del día o por la noche, ya que así, evitamos la evaporación del agua que se produce en las horas de más calor.  

4. Apuesta por el riego por goteo

Sabemos que es una técnica más costosa, pero a la larga lo verás recompensado en el importe de tus facturas y en el gasto de agua. Además de conseguir un riego continuo en tus plantas y jardín, ¡te lo agradecerán con una mayor frondosidad! 

Es muy importante, que con el fin de hacer uso de un consumo sostenible, además de evitar el derroche de agua, prestemos atención al consumo de energía que utilizamos en nuestros exteriores. Con estas leves modificaciones que os indicamos a continuación, conseguiremos un gran cambio.

5. Utiliza bombillas LED

Las bombillas LED soportan la humedad y las temperaturas extremas, además nos permiten reducir hasta un tercio la energía consumida. 

6. Utiliza energías renovables

La energía solar es otra gran fuente de ahorro de electricidad, ya que nos permite conseguirla a través de placas solares colocadas hasta en el propio jardín de tu casa. Muchas de las placas solares ya no requieren de instalación y son autónomas, facilitándonos la utilización de la energía que hemos recogido a lo largo del día. 

7. Automatiza el encendido y apagado de luces

Podemos automatizar la luz a través de sensores, que nos permitan asegurarnos de que esta solo se encienda en el momento en que sea necesario. Así evitaremos desperdiciar energía eléctrica y ahorraremos en nuestra factura de la luz.

¿Te animas a hacer estos pequeños cambios en tu jardín o terraza de cara al verano, para conseguir reducir tus gastos, tanto energéticos como económicos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios