Compra y cocina sostenible, ¿en qué consiste?

¿Cómo ser sostenible en la cocina? ¿Alguna vez te lo han contado? Efectivamente, los hábitos que seguimos en la cocina y en cómo tratamos los ingredientes terminan afectando al medio natural. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

La cocina sostenible requiere de esfuerzo, organización, concienciación y un cambio de hábitos. No se trata de cambiar, ¡sino de transformar para que se pueda mantener en el tiempo! La cocina sostenible tiene que ser posible en el presente y en el futuro, independientemente de las necesidades y circunstancias en las que nos encontremos. 

Y no sólo con el medio ambiente, sino también sostenible con nuestra salud, con nuestra capacidad adquisitiva, y con cómo disfrutamos a nivel gastronómico del menú diario. 

Trucos para lograr una cocina sostenible con el medio ambiente

Desde la elección de los alimentos, cómo los clasificamos en la nevera o la cocina, el desperdicio de comida, materiales y embalajes sostenibles … todo requiere de una inversión económica y medio ambiental que podemos reducir teniendo en cuenta determinados factores.

  1. Mobiliario ecológico y sostenible: Si aún estás a tiempo de elegir cómo amueblar tu cocina, existen muchas opciones en el mercado cuyo proceso de producción ha generado un bajo impacto medioambiental. Bien sea porque han utilizado materiales naturales o reciclables, porque han sido fabricados utilizando energía renovable (madera certificada) o porque sus acabados son libres de tóxicos y no emanan contaminantes al aire interior. Investigar un poco nos ayudará a tomar una mejor decisión.

Y si tu cocina ya está amueblada, ¿por qué no pruebas a dar un cambio a los accesorios y utensilios de cocina? Madera de cedro para tablas de cortar, acero inoxidable para los peladores, delantales hechos con algodón orgánico, placas de inducción, botellas reutilizables, iluminación LED, decoración con bambú … ¡Nos sobran ideas!

  1. Embalajes y packs sostenibles: Sí, los productos necesitan de un embalaje para asegurar la seguridad alimentaria y que las condiciones de calidad se mantengan óptimas, así como asegurar a los consumidores de que ningún otro usuario ha abierto un bote o pack. No obstante, seguir la llamada “compra consciente” implica elegir aquellos ingredientes cuyo embalaje es respetuoso con el medio ambiente: plásticos reciclados y reciclables, biodegradables, que han utilizado muy pocos materiales y productos químicos … 

¡En Florette, nuestros boles de ensalada son 100% origen reciclado y reciclable, y además nuestras bolsas de vegetales tienen un 15% menos de plástico!

  1. El despilfarro de comida: Tirar la comida genera una enorme cantidad de residuos, un problema al que cada vez se está dando más visibilidad para poder afrontar. ¡Un 45% de comida se derrocha en los hogares! Y es que, además, para llegar a producirlos se necesitan diferentes recursos naturales, como el agua o el suelo, que estaríamos utilizando sin ningún fin. 
  2. El agua: Saca el máximo provecho a cada gota de agua que utilizas, y cierra grifos para evitar que esta sea desperdiciada. ¿Alguna vez has utilizado el agua de hervir las patatas para limpiar los cubiertos? ¡Hay mil formas de dar una segunda oportunidad a este recurso natural que cada vez escasea más!

Desde Florette, optimizamos nuestros procesos de producción para regar en el momento y cantidad precisos. Además, ¡no tienes que lavar nuestras ensaladas en casa! Están listas para consumir y disfrutar. 

  1. Producto de cercanía: ¿Por qué apoyar el consumo de producto nacional? Porque garantizamos la reducción de la contaminación que causa el transporte de larga distancia, así como también los costes de los propios productos. Apoyar la economía local es una de las mejores maneras de cuidar nuestro planeta. 
  2. Reciclar ya no es una opción: Tirando los residuos al contenedor que les corresponde nos asegura de que son tratados de forma óptima y, en muchos casos como en el plástico, que vuelven a la cadena de valor y no a los océanos. 
  3. ¡El orden! Con ello conseguirás que los alimentos no caduquen antes de lo previsto y tengas que tirarlos. Seguido, si planificas a tiempo tu menú comprarás sólo lo que necesitas y en las raciones exactas. ¡Hasta en nuestros packs vienen medidas el número de raciones de vegetales que se necesitan!

En definitiva, ser consciente de que nuestras decisiones impactan en el medioambiente es el primer paso para construir unos hábitos sostenibles, tanto con el planeta como en el largo plazo. Este cambio empieza por tí, por él, por ella, por nosotros, y por todo el mundo. 

¿Qué más haces tú para conseguir una cocina sostenible? ¡Cuéntanos en comentarios!

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios