¿Conoces la filosofía Hygge?

No existe una sola persona en el mundo que no quiera sentir la felicidad en su día a día. Los daneses, a pesar de que pasan la mayoría del tiempo de noche y de que el buen clima no les acompaña habitualmente, han intentado solventar estas peculiaridades por otro lado y han encontrado la fórmula perfecta para encontrar la felicidad en su día a día: se llama Hygge. Tal ha sido el antídoto que Dinamarca está en cabeza de la lista de los países más felices del mundo, ¿increíble verdad? ¿quieres saber cómo lo hacen? ¡Te lo contamos!

Hygge es una palabra de origen noruego que no tiene una traducción como tal, pero podría decirse que se atribuye a términos como podría ser “Bienestar”. Se trata de una filosofía de vida que se basa en disfrutar de las pequeñas cosas. Disfrutar de la plenitud de una vida sencilla. Parece fácil, ¿verdad? Pues la realidad es que, en algunos momentos, se nos hace más difícil ponerlo en práctica. 

Si crees que te puede venir bien, aquí tienes algunos pasos básicos para que empieces a introducir el Hygge en tu vida:

Luz ambiente

Si hay algo que caracterice plenamente esta filosofía, eso son las velas, tienen un papel muy importante en este estilo de vida. Te aconsejamos que te dejes llevar: apaga las luces, enciende una o varias velas y relájate…

Placer

Busca ese placer haciendo lo que te gusta, comiendo lo que te apetezca. Somos lo que comemos y es fundamental llevar una alimentación saludable para sentirnos bien pero hay momentos en los que hay que permitirse el lujo de comer lo que nos haga disfrutar: un chocolate a la taza o una ensalada con tus ingredientes favoritos, ¡lo que te apetezca! 

La igualdad

Uno de los puntos más importantes de Hygge es la necesidad de vivir el “nosotros” por encima del “yo”. Compartir las tareas y los momentos que más nos gustan es una buena forma de conseguirlo.

La gratitud

Este mismo instante podría ser tu mejor momento del día, por eso hay que disfrutar todos y cada uno de ellos como si lo fuera. Aprenderás a valorar cada uno de los momentos que vayas viviendo en tu día a día. 

Armonía

Todo el mundo te quiere tal y como eres, no es una competición. Relájate y no te preocupes por lo que piensen los demás, sé tu mismo, ¡es un acierto seguro! 

Comodidad

Elige la ropa con la que más cómodo te sientas. Apuesta por un jersey gordito de lana en invierno, ¡ya verás qué a gusto! ¡Ah! Y no te olvides de la decoración de tu casa, ponla a tu gusto, ya verás cómo te notas más reconfortado.

Unión

Apuesta por crear relaciones e historias en común, apóyate en la gente que más feliz te haga y no te cortes, ¡vive historias con ellos! Crea una infinidad de momentos que empiecen con un: ¿te acuerdas aquella vez que…?

Refugio

Crea ese remanso de paz junto a los tuyos, ese lugar que te transmite tanta armonía y tanta paz. Tu casa es un buen sitio, ¿te animas a darle ese último toque (si todavía no lo tiene) para que te haga sentir en esa armonía plena?

¿Te han parecido sencillos? Te animamos a poner algunos de estos pasos en práctica, ¡tú y tu cuerpo lo agradeceréis! Solamente tienes que adoptar una postura más positiva en la vida y fomentar las cosas que te hagan sentir bien en tu día a día. ¿Te animas a probarlo? ¡Nos encantará saber que te han funcionado tan bien como a los daneses!


Artículos relacionados


Si te ha gustado este artículo, no te pierdas estos otros consejos y trucos

¿Quieres conocer todas nuestras ensaladas
y productos Florette?

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios