Las semillas de chía, pequeñas pero con grandes beneficios

¿Has oído hablar de los superalimentos? Son alimentos muy ricos en nutrientes, especialmente fibra, antioxidantes, vitaminas o ácidos grasos, que se consideran beneficiosos para la salud. Y las semillas de chía, uno de los alimentos más de moda en la actualidad, cumple todos estos requisitos. Si quieres saber por qué, ¡sigue leyendo!

Estas semillas provienen de la planta salvia, originaria de Centroamérica, y ya la utilizaban los Mayas y Aztecas para conseguir energía de manera sostenible. A pesar de su antigua historia como alimento básico en la dieta, sólo recientemente se ha reconocido a las semillas de chía como un auténtico superalimento con grandes beneficios:

  • Antioxidantes: su alto contenido en antioxidantes ayuda a retrasar el envejecimiento prematuro, reducir ciertas enfermedades y ayudan a combatir los radicales libres.
  • Alto contenido en fibra: esta fibra absorbe el agua, lo que hace que se expandan las semillas dentro del estómago y consiguen así un efecto muy saciante y nos ayudan a reducir la cantidad de alimentos que ingerimos.  

Las semillas de chía tienen una alta concentración de mucílagos y estos se expanden de tal manera que se pegan a las paredes del intestino y contribuyen a mejorar el tránsito intestinal. 

  • Fuente de proteínas buenas: la proteína es imprescindible para llevar una alimentación saludable y completa que además facilita la pérdida de peso. La proteína nos ayuda a sentirnos saciados y a reducir la ansiedad y, por tanto, a comer menos. 
  • Protege el corazón y reduce el colesterol: su alto contenido en ácidos Omega-3 posee propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y vasodilatadoras que ayudan a regular la presión arterial y el colesterol en sangre.
  • Previenen la diabetes: gracias a su alto contenido en fibra, las semillas de chía ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre. Esto se debe a que la fibra capta el azúcar y los va liberando muy progresivamente, evitando que se generen picos de glucosa e insulina.

Estas semillas son perfectas para incluirlas en tus batidos o bowls del desayuno o la merienda. ¿Quieres aprender a prepararlos? ¡Son muy sencillos! 

Batido de rúcula y coco

¡Una opción fresquita y llena de vitaminas para empezar bien el día o terminar la comida como te mereces!

Comenzamos pelando y cortando el mango en porciones y disponiéndolo en un vaso para batir. Agregamos también el plátano cortado en ruedas y el coco cortado en cubos.

Por último, añadimos la Rúcula Florette y vertemos el zumo de limón y la leche de coco. Trituramos la mezcla durante 2 minutos hasta conseguir una mezcla homogénea.

Una vez listo, servimos en el vaso que más nos guste y decoramos la superficie con las semillas de chía. ¡Es hora de disfrutar!

Bowl de yogurt, manzana y frutos secos

Un desayuno saludable y saciante para empezar bien el día. 

Para prepararlo, batimos el yogurt en un bol hasta que quede aireado.Disponemos sobre este el Mix de frutos secos Florette y añadimos la manzana en gajos de Florette.

Por último, terminamos añadiéndole las semillas de chía. Sencillo, ¿verdad?

Ahora te toca a ti, ¿a qué recetas le añadirías este superalimento? Cuéntanoslo en los comentarios. 

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios