Método Ikeda: entrena tu memoria

¿Notas que los niños recuerdan cualquier detalle?, ¿insignificante para ti, pero con gran importancia para ellos? Eso es porque tienen una gran capacidad retener información y  memorizar y conforme nos hacemos mayores, la trabajamos menos. Pero no pienses que es porque perdemos memoria, sino porque perdemos interés y emoción por aquello que descubrimos, como les pasa a los niños. Y es que los más pequeños tienen muchas ganas de conocer, todo les genera curiosidad y por eso se fijan en los detalles.

Según el método Ikeda, ideado por el japonés Yoshihiro Ikeda, ganador del campeonato de Memoria de Japón 2019 la causa más común de la pérdida de memoria es el aburrimiento, por eso para los niños resulta mucho más fácil, todo les da curiosidad y es nuevo para ellos, están siempre atentos a lo que les rodea y continuamente trabajan su atención.Esto se explica porque ellos se interesan por lo que les atrae y aquello que les emociona, lo que tiene un impacto en su cerebro y por ello lo memorizan mejor y más rápido.

¿Qué propone Ikeda? Activar “el interruptor de la memoria” y de esta forma provocar una reacción en nuestro cerebro. Pero, ¿cómo conseguimos esta reacción? Con la inspiración, descubriendo algo nuevo. ¡Como si fuéramos niños!

Para ello, la propuesta de Ikeda para entrenar tu memoria es poner en práctica ejercicios cuyo objetivo es enseñar técnicas para mejorarla al mismo tiempo divertirnos. ¿Cómo conseguimos experimentar esta sensación?

  1. El sensor de detección: ejercicios que simulen el descubrimiento de algo nuevo, ya que el cerebro recuerda gracias a esta sensación de novedad y emoción por lo inexplorado. Por ejemplo, una imagen en la que tengas que encontrar a simple vista que está oculto, como el número de triángulos dentro de un rectángulo.
  2. El sensor de clasificación: para ayudar a nuestra memoria, podemos agrupar los elementos comunes, ya que de esta forma nos será más fácil recordarlos.Por ejemplo, si por un lado tengo a Einstein, Ned Flanders y a un gato y, por otro, a Edison, Homer Simpson y a una oveja. ¿Sabrías decirme qué tienen en común los componentes del primer grupo y no los del segundo? Piensa un poco y encontrarás la solución (*)
  3. El sensor de cotejo: utilizar lo que ya conoces, para ayudar a memorizar lo nuevo, ¡un método muy eficiente! Como por ejemplo, a partir de una palabra que ya conoces, recolocar las letras y formar otra.
  4. El sensor de la imagen: muchas veces recordamos las imágenes y las guardamos estáticas en nuestra memoria. Utilizando la asociación con la imagen ayudamos al cerebro a retener la información mejor.
  5. El sensor de relación: crear a partir de imágenes, palabras o números historias o fórmulas que te permitan recordar lo anterior. ¿Cómo? Prueba a inventarte una historia surrealista con tu lista de la compra, ¡te divertirás un montón!

Según el propio Ikeda, con dos ejercicios al día podrás notar mejoría en treinta días de entrenamiento y verás como empiezas a recordar de manera más eficiente, durante más tiempo y con mayor facilidad.

Además, no pienses que esta técnica es sólo para personas mayores, sino que también para estudiantes o aquellas personas que quieran cuidar su salud mental y prever el deterioro cognitivo. ¿Te animas con este método? ¡Cuéntanos qué te ha parecido en un comentario!

(*)La respuesta es bigote.

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios