¿Conoces la guía para tener un huerto ecológico?

Hacer un huerto ecológico nos ayuda a sentirnos en sintonía con nuestro entorno y el medio ambiente, porque contribuimos en la preservación y cuidado de los recursos naturales a través de diversas técnicas ecológicas.

Un huerto ecológico es aquel con el que obtenemos una producción 100% natural y sostenible, ya que una de sus particularidades es la total ausencia de utilización de productos químicos, independientemente de si cultivamos sobre un terreno o en macetas. Los principales objetivos que se consiguen es la preservación de la biodiversidad, el ahorro de agua, aprovechamiento de la luz solar, utilizar maquinaria menos contaminante, aprovechar mejor los nutrientes de la tierra, fomentar el reciclaje y aprovechar al máximo el espacio.

Antes de descubrir la guía para tener un huerto ecológico, ¿sabes todos los beneficios que te aportará? Tener alimentos frescos cada día cultivados con tu mimo y esfuerzo, aprender a diario sobre los elementos naturales y cultivos, impulsar tu creatividad y estar en contacto con la naturaleza son sólo algunos. ¡Aprenderás a ser constante en un hábito saludable y sostenible!

¿Cómo hacer un huerto ecológico y sostenible? En primer lugar, necesitarás: semillas (o plantas), un espacio abierto a la que llegue luz solar, agua, un terreno (o macetas, que además puedes utilizar decoración como palés de madera, por ejemplo), sustrato apto para cultivo ecológico y abono ecológico.

A continuación, es importante preparar el suelo para tener una tierra rica en nutrientes capaz de cultivar plantas sanas y fuertes: retirar malas hierbas y cavar una profundidad de aproximadamente 20 centímetros, así como eliminar piedras y raíces que puedan aparecer. Por último, dispón las semillas tras haber incorporado en el suelo la materia orgánica necesaria. ¡Asegúrate de mantener una constancia en el suministro de agua!

Como hemos visto, un huerto ecológico no sólo trata de no utilizar fertilizantes químicos, por ejemplo para ahorrar agua podemos utilizar sistemas de riego por goteo y si queremos asegurarnos de que reciclamos correctamente podemos disponer de distintos tipos de recipientes para cada cada tipo de residuo.

Para aumentar la biodiversidad, es importante plantar hortalizas de hoja mezcladas con hortalizas de bulbo, de fruto, aromáticas (evitan la propagación de plagas), flores, frutos silvestres … Además, para prevenir la erradicación de plagas o enfermedades de manera sostenible existen técnicas de lucha integrada: rotación y asociación de cultivos, abono ecológico, barreras físicas (por ejemplo, cercar bancales de lechugas u hortalizas de hojas para evitar que los insectos puedan llegar al resto de productos, o la colocación de acolchados), el control de las malas hierbas …

¡Todo son ventajas! Cuidas el planeta, aprendes, y seguro que convences a algún amigo o familiar a crear su propio huerto ecológico.

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas nuestras recomendaciones para conseguir que tu hogar sea sostenible.

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios