¿En qué consiste el veganismo?

Seguramente has oído hablar del veganismo, pero, ¿sabes en qué se diferencia del vegetarianismo, el flexitariano o el ovolactovegetarianismo?

Las personas veganas  siguen un régimen dietético que se caracteriza por excluir completamente todos los alimentos de origen animal, incluidos los productos que suponen un proceso animal, como la miel, la leche o los huevos. Muchas veces, esta ideología va mucho más allá, haciéndoles actuar a algunos de ellos no solo en el ámbito de la alimentación, de ahí que haya muchas variedades de veganos. 

  • Veganimos alimenticio: son aquellas personas que se abstienen de comer carne y cualquier alimento de origen animal. 

Dentro del veganismo hay otros subtipos, según las preferencias o aceptaciones de este estilo. Como: 

  • Crudivegano: los veganos que solo consumen alimentos crudos.
  • Apivegetariano: no consumen carne, pescado, huevos y leche, pero sí miel.
  • Ovovegetariano: no consume animales pero si los huevos y la miel.
  • Lactovegetariano: ni carne, ni pescado, ni huevos, pero sí aceptan la leche y la miel.
  • Ovolactovegetariano: no comen carne, pescado y miel, pero sí aceptan la leche y los huevos.
  • Granivorianos: priorizan los alimentos provenientes de granos y semillas.
  • Frugivorismo: solo se alimentan de fruta. No está recomendado por los profesionales sanitarios. 
  • Veganismo ético: va un paso más allá. Además de seguir una alimentación vegana, tampoco visten con prendas cuyos tejidos son de origen animal, como el cuero o la lana, por ejemplo. Además, rechazan utilizar a los animales para cualquier fin.
  • Veganismo ambiental: son las personas que rechazan utilizar cualquier producto que tenga relación con los animales, ya que consideran que la cría industrial de los animales es perjudicial para el medio ambiente y repercute negativamente en los ecosistemas terrestres.

¿Es saludable tener una alimentación vegana?  Si es una dieta que está bien estructurada y planificada no hay problema. Pero hay que tener en cuenta, que esta alimentación vegana debe contener cantidades adecuadas de proteína, ácido fólico, magnesio, fibra, hierro y vitaminas como la C y la E, que son más difíciles de conseguir debido a la falta de producto animal.

Si es cierto que este tipo de alimentación puede contribuir a proteger frente a ciertas enfermedades degenerativas, incluso algunos tipos de enfermedades crónicas, como la osteoporosis, el cáncer, la diabetes, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares o la insuficiencia renal, entre otras. También ayuda a prevenir la artritis reumatoide o la diverticulosis y se asocia con beneficios para el sistema inmunológico.

Os proponemos algunas recetas veganas para que veáis que se pueden consumir platos deliciosos con productos de origen vegetal. Eso sí, como ya hemos comentado, es necesario tener una dieta muy controlada donde estén todo tipo de nutrientes que nuestro organismo necesita. ¿Qué te parece un Ramen de Calabacín y miso? o ¿quizás un Cuscús de tofu y verdura? ¡Cuéntanos qué te ha parecido el post en los comentarios!

Comentarios

Actualmente no hay ningún comentario.

Escribe un comentario

(*) Todos los campos son obligatorios